03 mayo 2009
















Callejón con salida
La posibilidad de abandonarlo todo gracias a nuestro poder de elección es en su mayor parte ilusoria; mutilado tenemos eso del libre albedrío.
No niego con ello el hecho de nuestra capacidad para decidir nuestro rumbo en cada encrucijada, en cada bifurcación o incluso en cada “porque sí”, sin más motivo que la voluntad de hacerlo. Ahí está el caso, como ejemplo, del sabio anacoreta que se retira a las montañas o del monje cenobita dispuesto a vivir alejado  del resto del mundo. Entrando en meditación íntima pueden transformar su yo interno y renovarse, sin duda, pero no dejarán de ser casos aislados, la inmensa mayoría de los seres humanos nos sentimos encadenados sin apenas perspectivas de evasión. El nido cómodo es una cárcel consentida sin apenas resquicio para airearnos.
 ¿Cuántas veces nos preguntamos: qué hago yo aquí? 
Y tal vez esa pregunta nos la planteamos sencillamente para seguir creyendo en que podemos interrogarnos por el placer inexplicable de no saber responder. La sempiterna limitación humana no nos permite atisbar ninguna respuesta próspera. Los dogmas no nos sirven ni amparan debido a su característica determinante, son pozos ciegos y nuestra cordura aunada con la razón los objeta. Además, siempre deberán surgir nuevas preguntas tras cada respuesta, tanto si ésta es aparentemente satisfactoria o inalcanzable,  pues la certeza incuestionable es pariente cercana de la muerte y coarta este existir cimentado en ir oxigenándose con la útil panacea del asombro.
Por otro lado, aspiramos a mitigar nuestra soledad buscando compañía e intentamos compartir nuestra vida sobre una base construida desde el entendimiento, desde la comunicación fructífera en las variadas vertientes que nos son comunes. El sexo es sólo una de ellas y la más próxima a lo irracional de todas. Acaso por eso podemos alcanzar cierta felicidad desde su trinchera, ya que no desde la ausente lucidez en la que nos sumerge; situación ésta que tan interesadamente enturbia nuestra razón mientras nos gobierna el fluir intempestivo de la pasión.
En algún momento de la evolución la naturaleza erró, no fue ecuánime en sus leyes o al menos así lo parece. El naturismo defrauda cuando nos iguala de forma ejemplarizante, la demencia lo prueba, la común infelicidad lo explica, y ya no sirve justificarnos con nuestro progresivo alejamiento  de esa madre omnipresente, pues ella sigue un camino y nosotros estamos perdidos en el intento de coincidir en otro cercano y convergente.
La religión, tan opuesta a la razón, ingenió y hace uso de la fe como un absurdo intento por creer en lo increíble, por ello no tan solo es un opio sino curiosamente también el paraíso mismo que tanto promete. No hay mayor gloria que creer, no hay mejor acomodo como el de tener al presente arropándonos como si fuera ese mismo presente nuestro destino, y más si ese destino nos promete repletar la ansiedad de lo eterno.
La duda entre el gozo (terrenal, cercano, factible, fugazmente real, ese que el ojo de nuestros sentidos nos muestra escandalosamente) y la artificiosa creencia en un designio superior o en un orden supremo capaz de salvaguardarnos de la desesperanza, debería inclinar la balanza ostensiblemente hacia el lado de la razón si no fuera por nuestra imperiosa necesidad de sostén y por los claros intereses de la clase poderosa y regente.
Pero no hay que olvidar, por obvio, la única evidencia capaz de alumbrarnos: No es la vida un corchete intachable y lacrado, más bien debemos entenderla como un callejón con salida, y así como entramos en él desde una plaza inmensa, el cosmos, con el salvoconducto y única deidad de nuestros átomos indestructibles, salimos a la muerte existiendo en ellos para la eternidad, sin conciencia de ser pero, sin duda, siendo…

27 comentarios:

Mayte dijo...

Hermoso Robin como siempre...tus reflexiones, tus palabras...tu alma.

Bikos siempre mil desde mi ventana menos azul!!

.Ulrike Razumov. dijo...

Como al final de Una flor amarilla de Julio Cortázar: es nada.


Saludos, estimado.

SUSANA dijo...

¿Cómo no estar de acuerdo con Vos y tus letras?

Hay filosofía, vida y el sentir de un poeta que transita la existencia con los ojos bien abiertos.

"El nido cómodo es una cárcel consentida..." Vaya Robin, vaya que tenés razón!

Un trabajo excelente Amigo!

Mi abrazo, mi beso y mi Agradecimiento !

Poetiza dijo...

Bella reflexion, besos Robin, cuidate mucho. Me voy reflexionando en tus palabras.

Hosco dijo...

Sabes que lo de la brevedad no va conmigo pero esta vez procuraré respetar el formato de comentarista. Aunque sea a medias.
Permíteme que utilice las primeras frases de “Ana Karenina” de Tolstoi (cito de memoria): “Todas las familias felices se parecen unas a otras, las tristes lo son a su manera. Reinaba la confusión en casa de los Oblonsky”. Donde Tolstoi habla de familia, nosotros –si estás de acuerdo- ponemos ser humano. Lo de la confusión no necesita ajuste, creo.
Son sensatas y sentidas tus palabras sobre la religión. Se leen con mucho respeto. Te lo aseguro, y eso que hace mucho tiempo que la religión y yo decidimos, de común acuerdo, separar nuestros caminos.
Callejón con salida. Un título-conclusión muy elegante, un acierto de metáfora que resume una sofisticada reflexión sobre la “náusea (Sartre) de la existencia humana”. Sí, Robin, mejor callejón con salida que inmisericorde laberinto.
Saludos.

RECOMENZAR dijo...

Tus pensamientos son los mios aunque no lo son..... compartimos lo mismo ............las letras
besos

Evan dijo...

...sin duda siendo.

Me gusta leerte y que me dejes pensando.

Un besito Robin!

CARLOS ARTURO GAMBOA dijo...

El drama que nos habita nos hace ser alguien en medio de la tumultuosa jauría que cmaina hacia un sin lugar...prefiero perderme en los caminos sabiendo lo inútil de la búsqueda, que refugiarme en el confort de la creencia, que a la larga es la droga más antigua.

Un saludo amigo

Marinel dijo...

Todo esto de lo que hablas, me recuerda un tanto a ese movimiento filosófico llamado Eudemonismo, uno de cuyos precursores fue Aristóteles, y que fijaba su atención en justificar todo aquello que sirve para alcanzar la felicidad.
Y según este hombre;hay que hacerlo desde una perspectiva más bien animal, que es donde entraría la parte material,y la parte física,como el sexo por ejemplo. Una parte racional,en la que utilizar la mente para afianzar esa continua búsqueda de la felicidad, sea constante e inteligente.Y una tercera parte, que se centraba en la virtud o el espíritu, donde encajaría perfectamente la religión y su Fe en ella,que consigue hacer feliz a mucha gente.
Y todo esto podemos elegirlo libre,pero limitadamente como bien dices, pues no somos más que unas presencias finitas dentro de la inmensidad del cosmos...
Y el creer en determinados momentos que podemos elegir,nos hace inmensos.Sin embargo no debemos ignorar que no es así...
Muy interesante,Robin.
Disculpa que me haya excedido.
Besos.
Besos

MAR dijo...

El sexo, la pasión, el amor, la religión....
UNA FILOSOFIA DE VIDA CADA UNO, CADA CUAL...TIENE QUE BUSCAR SOLO LO QUE LE HACE FELIZ.
Besos para ti con todo mi cariño.
mar

Stanley Kowalski dijo...

Es fabuloso el texto, íncreíble la cantidad de matices que le imprimís y cómo te lleva a reflexionar al respecto.
Maravilloso trabajo.


gracias por le comentario que me dejaste, sos muy generoso.

BESOTES

ALCON dijo...

Hola Robin!!

Cómo siempre es un gusto y placer leerte, sentir cada una de tus palabras.

Un abrazo

Quercus dijo...

¡Inconmensurable!
(Leer el resto en entretaninos.blogspot.com)

Inés dijo...

Robin, lo he leído dos veces, es un texto bellisimo, tiene luz, alma y corazón.

muchos besos,
In´s

Sintagma in Blue dijo...

Siempre siendo...

Poetiza dijo...

Vuelvo a reflexionar al leerte, te dejo un beso, cuidate mucho Robin.

** MARÍA ** dijo...

Tú si que sabes, Robin.

Lo tremendamente inexplicable lo haces efímeramente explicable. Cruzas esa línea tan delgada y delicada entre lo real, el sueño, lo bueno, lo malo, la ilusión, la esperanza, la pasión, el sexo, el amor, la comprensión, la incomprensión, el desánimo, la paciencia, la ternura; en definitiva, el sentimiento.

Alcanzas con tus planteamientos y afirmaciones el climax a una pregunta, que cuesta encontrar las palabras justas y exactas aún sabiendo que la respuesta la creemos carente de sentido.


Muchas, muchas veces nos cuestionamos de modo impertinente; lo cual resulta en muchas ocasiones sumamente apático y absurdo, y cuesta responder aún obsevando nuestra alma. Y es, nuestro "yo crítico" el único merecedor de tan preciado tesoro.

Un placer leer tus maravillosas letras, amigo...de veras, un gran placer

Besos tiernos y dulces para ti, y no me voy a cuestionar si sería un placer dártelos directamente en tu piel, mientras te rozo el alma.


** MARÍA **

Mayte dijo...

Para este inicio de semana querido mío...

Bikos mil..siempre es un placer volver y saber de ti.

RECOMENZAR dijo...

Robin

Gracias por el piropo....


Los pianos no tienen teclas solo alma de canto .La noche no tiene luna solo sexo y llantos...


Tu texto de hoy me ha llegado profundo ..quizás porque me he sentido sin quizás como las letras que tú has escrito? no lo sé aunque lo sé de memoria momentos vividos conmigo y mucha...

Estados mentales que nos llevan a no entendernos y mientras tratamos de entendernos...nos aislamos de la vida que es lo mas maravilloso que tenemos!!!!!!!!!!!

besos con vesos siguen llendo para vos...
me encanta verte tan seguido en recomennza..... A recomenzar le gustas tú con las letras de tu blog blog...........................

Patricia dijo...

Maravilloso texto, el relato y el casi dolor al no encontrar nada a que aferrarse un poco me recuerda a Shakespeare, tu post que cierra con una esperanza a un callejon con salida lo hace diferente.
Las eternas preguntas postuladas por el existencialismo "quien soy?" que hago aqui? nos obligan a negar y aceptar religion, naturaleza, filosofias...
Al final yo me quedo con Sartre, quien sin tanto concentrarse en la distincion entre esencia y existencia se concentra en la ausencia de Dios. para existencialistas como Sartre la ausencia de Dios lleva mucho mas significado que la metafisica de la creacion. Sin Dios no existe proposito, valor o significado en este mundo. Pero no lo veo como una artificiosa creencia en un designio superior o en un orden supremo capaz de salvaguardarnos de la desesperanza sino como un eje de libertad en una consciencia motivadora.
Bueno, al final nosotros elegimos (como bien lo dices tenemos el libre albedrio..aunque mutilado je je)y la existencia humana es un proyecto en la que el pasado y presente se subordinan al futuro, a ese callejon que si lleva una salida luz o no ya se vera...
Precioso tu blog, :)
besos,

IGNACIO dijo...

¡Vaya!
Hoy tu entrada la presiento caviladora profunda.
La vida y la muerte en sí, son callejones con una plaza en medio, donde permanecemos un tiempo, para desaparecer en el tiempo.
No se si todo tiene una explicación sinceramente:

Los veddas, un pueblo de costumbres primitivas que habita en Ceilán (India), hacen ojos
postizos en los que se imita la pupila con una piedra preciosa: el ópalo para los ojos oscuros y el
zafiro para los ojos azules.

¿Como verán la vida?
O la muerte... ¿Me pregunto?

Y me marcho cavilando...

Un abrazo.

Helena dijo...

Regreso de un largo viaje, un viaje sin aviones, ni barcos... uno de esos viajes que todos hemos de realizar, al menos, una vez en la vida, y me encuentro con esta reflexión tuya que parece escrita como broche final a ese viaje. Curioso... y bello.

Son, sin duda, las reflexiones de un poeta. Y es que, Robin, tú eres eso, un poeta.

Mil besos... y perdón por los silencios.

Andrea dijo...

" porque sí"
dejando rastros o siguiéndolos...?
Hay preguntas que no me hago.

Me enredo en vértigos que se vacían hacia arriba...a lo alto, lo más alto.

Abril Lech dijo...

Una reflexión excelente y muy justa. Creo que una cierta inconformidad nace ya con nosotros y se instala en nuestras vidas "a priori" de toda elección. Aún en la de la que se arriesga a abandonarlo todo para recomenzar. Es una insatisfacción de base que nos obliga a ir por más. El secreto de entenderla está en la palabra "evolución". Pero no se con qué se come. Igual lo intento...


Mis besos,
en Mayo...

Amada Inmortal dijo...

nos lleva a meditar, a repensar, porque es una visión que está más allá de los ojos de uno... Querido Robin... Todo y nada... besos

BETTINA PERRONI dijo...

Cuanta madurez hay en sus palabras caballero...expresadas por aquel que conoce, que ha vivido y experimentado los juegos que nos da la vida, las sorpresas y pesadillas que nos pone en el camino... como esquivarlas?, como evadirlas?.

Pero el ser es quien marcha sobre los pies... màs allà de las decisiones mentales`...es el espìritu aventurero que impulsa a seguir avanzando a pesar de desconocer cuan estrecho sea el camino màs adelante. No importa, asì vivimos caballero...aprendiendo en cada paso, diseñando y arropando experiencias que serviràn para tener menos frìo cuando en el espìritu cale profundo la soledad.


No importa a donde vayamos... el final es conocido, lo que es importante es no olvidar porquè existimos.

Un abrazo muy fuerte!

Rocío L'Amar dijo...

excelente reflexión...

abrazobeso, Rocío