04 enero 2010



















Escapar de la esfera de otros ojos
zambullido en la risa o en la rosa,
interrumpirse en las penas,
liberarse de los hombres cabales,
de las caras furiosas,
rechazar las princesas de papel celofán,
dejar los pasos en elegante pausa,
ampararse en la niebla,
vivir del movimiento de las nalgas,
de los rizos de humo que el aire balancea,
tener agua de lluvia cual arma poderosa,
convocar un arado de mar sobre los llantos,
ser torre ilusa y dulce como brisa de agosto,
sumergirse en la paz de la entereza,
desecar la soledad del cartón empapado,
nutrirse de sonrisas vespertinas
como estelas de estrellas luminosas,
provocar estampidas de nubes en el cielo
y conseguir que el tiempo sea un buitre desganado.

.