14 marzo 2016



Mire usted la estructura de su vida
Pierda el miedo a la temeridad
Evite los insomnios si no es noche de luna
Ruegue al vuelo de su presente alguna certeza
Caiga en dudas, en inseguridad
Acerque sus pies a algún precipicio
Al nadar no siempre busque quietud
pues el agua movida revoluciona  el ser
Tenga en cuenta cuando escale que
cada montaña tiene un reto dormido
y el olvido migas de pan en su seno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El movimiento siempre nos trae estímulos diferentes y con su diferencia, nuestra quietud se torna rebelde....Movámonos para no anquilosarnos, para tampoco languidecer en primaveras tardías...El presente es el ahora y en él hay que crecer..


" La huellita de al lado "

Ángel Fondo dijo...

Huellita querida, eso de las primaveras tardías no me gusta nada, es que a la primavera le tengo mucho cariño y no me gusta verla desplazarse de su sitio. Cómo siempre, tan lúcida...