26 febrero 2014













Fue al abrir la ventana de la nostalgia
cuando titubeante se coló un gorrión
dulcificando así el rumor de los cuervos.
Desde muy lejos traía en su pico
la levedad de una hoja de durazno,
tras dejarla caer sobre mis manos,
antes de regresar por donde vino,
me susurró al oído con su canto:
Está bien, ya la abandonó el frío,
su cabello ha rescatado el brillo,
en sus mejillas maduran las manzanas,
tiene el cielo en su retina impreso,
duerme, sueña sin usar tu almohada,
apenas te recuerda, no parece importarle
saber si tú también saliste ileso.

06 febrero 2014
















Se me mueren los perros cada noche
y recién levantado los entierro
-después ya pienso en ti-


Me acicalo
me aseo con esmero
suavizo la mirada con tu cielo escarchado
salgo a comprar un suéter cachemir
una camisa oscura de seda japonesa
-ofrendas a tu tacto-


Embellezco con el sol de la calle
sonrío a las aceras
saco pecho
deambulo entre los setos
acaricio los verdes con los ojos
separo los instantes en cajones de barro
te traigo
te desnudo del luto
-incinero la veloz rectitud de la tristeza-

Pero al morir la tarde
con tu mano en el filo
decido silenciar los violines
no descubrirte más
no sacarte del hueco
concluir tu existencia figurada
dar cuerda al mal reloj
ser de nuevo hombre cuerdo.
.