19 octubre 2011


Hoy
no quiero mirar al pasado
ni enredar el ovillo de la indulgencia
en el carrete de un espejismo,
lo que quiero es
recuperar la acrobacia púrpura del relámpago
en una tarde melancólica,
estrenar nuevamente
el azul infinito que yace en mis ojos,
seguir el ondear de un signo admirativo
sobre el agua de nuestro estanque,
adentrarme en el inmenso territorio
de un milímetro tuyo
y atrapar un segundo oceánico
traído por las olas desde tu tierra
.