19 febrero 2007

Me lo temía, mi querida Quantum me ha pasado el testigo de un lindo jueguito.
No se a quién demonios se le ocurren estas “travesuras” pero al final todos acabamos saltando a la comba con la pata coja y un ojo cerrado, más no seré yo el que rompa nada, pues ya todos sabemos lo que pasa con el que rompe.
Por ello reproduzco algunas líneas de un libro con el que me encuentro enredado, y disfrutando mucho, confieso.
“La hija del caníbal” de Rosa Montero
Si no lo entendí mal, hay que ir a la página 123 del mencionado libro, saltarse algunas líneas y transcribir los párrafos posteriores.
Vamos a ello:


Con los años, los humanos nos solemos ir achicando por dentro. De las mil posibilidades de ser que tenemos todos, a menudo acabamos imponiendo sólo una: y las demás se petrifican, se marchitan. Los escritores-profetas del sentimiento ñoño le llaman a eso madurar, aclararse las ideas y asumir la edad, pero a mí me parece que es como pudrirse. Ahí están luego esos muertos vivientes: les conozco. Hombres y mujeres cuarentones, tal vez bien situados, incluso triunfantes en su profesión, que de cuando en cuando suspiran y te dicen: «A mí antes me gustaba tanto hacer deporte...» (ahora la sedentariedad les ha convertido en gordos infames), «de joven me encantaba escribir» (ahora no sólo no escriben ni una sílaba, sino que además el único libro que han leído en los últimos cinco años es el manual de instrucciones del vídeo), o bien «no te lo creerás, pero yo antes vivía al día, disfrutaba haciendo cosas imprevistas y me pasé un año recorriendo Europa a dedo» (y, en efecto, resulta difícil de creer, porque ahora el tipo en cuestión es tan vital como una acelga y tan móvil como un champiñón, y ni siquiera se atreve a comprar el periódico en el quiosco sin haberlo reservado antes por teléfono). Todos ellos acarrean en su interior una colección de momias, todos tienen por almario una necrópolis.
...
Paso la pelota a estas cinco amigas, por si desean seguir jugando:
Marí­a Pastora Campos, Bettina Perroni, Madam_Ladybug, Calanda, Alv@

20 comentarios:

quantum dijo...

Gracias, Robin. Da gusto contar con los amigos. Es verdad, como tú dices, tarde o temprano te toca un jueguito de estos: perdóname la "jugada", pero ya sabes que la amistad y la complicidad nos hacen mirar en la dirección donde sabemos que estaremos en casa, como yo aquí.
Déjame decirte que, a diferencia de esos que describe R. M., tu bosque y tú os hacéis cada día más grandes...y acogedores a la vez.
Besos, mi Señor del Bosque ( hacía tiempo que no te llamaba así).

soleil dijo...

Cuan cierto es tu escribir...la gente es así..pero por suerte para mi -vivo rodeada de personas que se mantiene increiblemente espitualmente como niños- y no han perdido la maravilla de asombrarse en la vida...porque la respuesta a las momias es- no pierdan el asombro porque el asombro es vida recomenzar.blogspot.com

calanda dijo...

Acepto encantada tu invitación, ya sabes que siempre puedes contar conmigo, a tu lado el camino se desliza y no se rompe con el tic tac del tiempo, a tu lado el espacio es viento donde jugar con las hojas secas que cayeron y que no volveran, pero que fueron verdes y retienen su fresco olor en el alma...aquí, contigo, retenida...Un beso.

Uma -La rubia del Muelle- dijo...

Contundente, tanto que me has hecho despertar de alguna otra cosilla...serà cuestiòn de abandonar los pequeños nichos en los que nos metemos...
Te abrazo, Robin, me alegra estar de vuelta y poder leerte.
Besos!

Abril Lech dijo...

¿Cómo "me lo temía"?
¡Robin!
¡Estás protestando como hacen los viejos!
Ni siquiera es un puchero de niño, es una queja de viejo proteston con ese "a quién demonios se le ocurre..."
Demonios y centellas, oh!!!

Me río y con ganas, qué es esta protesta que total de todas formas juegas el juego de no crecer, de desnudarte, de compartir, ven a la rueda, te toca prenda, sonríe que rejuvenece, y luego diviértete que vamos por más...

Me gusta Rosa Montero y hubiera querido que este juego me tocara mientras leía "La loca de la casa". Pero ya ves que para darme el gusto estabas tú. ¿Ahora entiendes por qué demonios te eligió Quantum?

Me alegra que no hayas "roto" la propuesta y que hayas copiado buena parte del texto y no apenas un poquitito para cumplir, porque lo disfruté.

Te dejos los besos traviesos de cualquier primavera, porque no puedo hacer otra cosa que no esté en mi naturaleza...

Abril

Abril Lech dijo...

Perdona, en la edición de este libro -que yo tengo, claro- el párrafo se continúa de esta manera (puedes venir a comprobarlo)

"Todos ellos acarrean en su interior una colección de momias, todos tienen por almario una necrópolis. Todos. Menos uno que un día se atrevió a jugar en lo imprevisto sólo porque una amiga le hizo un guiño. Y luego de hacerlo se quedó tan contento que de acelga pasó a espinaca y se la pasó por la vida proponiendo juegos a diestra y siniestra. Si vais a la Plaza Mayor lo verés saltando a la rayuela -un juego donde la vida se recorre en una pata- intentando llegar a lo que llaman: CIELO"

¿Tenemos la misma versión?

Dos besos, por la bromita...

CinQue dijo...

Es muy cierto lo que estas leyendo en ese libro, dejamos de hacer miles de cosas cuando maduramos...

A mi también me pasaron la estafeta, el jueves lo publico en quills, espero verte por ahi...

Saludos.

AZUL dijo...

Pues robin yo he disfrutado mucho, gracias por compartir...me encanta este libro...me encanta leerte!!

Mil bikos :D

Pepe Luis...un buen tipo dijo...

Robin: gracias por tu encantadora visita. Que fascinante el texto que te tocó en este juego!. Y con el complemento del párrafo que transcribió Abril ya salgo corriendo a la librería a conseguirme una copia del libro!

¿Y sabes que? Conozco y amo a muchos de esos "muertos vivientes". Si mi memoria resiste los recuerdos, debo reconocer que yo era uno de ellos. Hasta que un día me animé a saltar.

¿No me has visto jugando a la rayuela en la Plaza Mayor? jaja(eso si, despues de haberle hecho los debidos honores a un buen chocolate con churros)

Bettina Perroni dijo...

Un momento!... podría jurar que había comentado antes... eres siempre de los primeros que leo.

Y al ver que me has dejado tarea y al leer lo que lees me sorprende... cautiva como siempre y me permite conocerte un poco más... pero dime tu... ¿que piensas de ello?... suena fuerte amigo pero coincido en que la edad nunca debe ser un impedimento para seguir haciendo todo ello que nos genera placer.
Es un libro interesante

Por lo mismo no me gusta usar la palabra madurez... más si evolución que la considero en todos los aspectos del ser humano.

Un beso enorme y haré esta tarea que me ha encomendado.

mi despertar dijo...

Robin te desafío a que contestes en el blog sobre el tópico de un lector que publiqué a pedido de algunos bloggers
besitos desde el frio de Miami

IGNACIO dijo...

Debo ser la excepción que confirma la regla, exceptuando lo que se puede exceptuar.

Un abrazo amigo.

Alv@ dijo...

He cambiado mi direccion de blog por un pequeño problema, y ahora será la siguiente:

alvams.blogspot.com

Espero seguir contando con tus visitas...

Saludos ;)

Carlos dijo...

Rosa Montero no deja de cautivar, léase como se la lea...

Fuerte abrazo Robin.

Ferípula dijo...

Ja!

Gracias por no pasármeloooo!! Ya tengo memes en lista...y mucho no me gustan...

En serio que leías este? :)

Ferípula dijo...

Volví...necrópolis...

Tratemos de vivir en "serio" cada día hacuiendo lo que nos trae felicidad y generando esto en los que nos rodean...hay algo mejor?

Saludos Rioplatenses!

Alv@ dijo...

Me gusta leer... sin embargo ese libro no he tenido oportunidad de leerlo... Pronto pasaré a la librería a comparlo... Y gracias por considerarme para hacer este pequeño juego...

Mil besos Robin ;)

Sintagma in Blue dijo...

Al final también se teje una cadena de afectos, que no es poca cosa.

besos

Saletomu dijo...

Que juego mas entretenido!!!
Me ha encantado.
Con respecto al texto, difiero un poco, o bastante, a mis cuarenta y.... me siento de 20 y me veo de treinta...jajajaja... y mis amigos cuarentones incluso los que ya sobrepasan los cincuenta están cada vez mas vitales y guapos.
Un beso a uno de esos tantos cuarentones guapos y vitales....Tu.

Alexis Coald dijo...

Jugar es tarea del alma, madurar es un enamoramiento con nuestro ser y un encuentro de verdad con el otro de quien estamos seguros es uno mismo.

Te abrazo amigo, toda la luz y la felicidad para tu existencia.